4 lecciones que los emprendedores pueden aprender del Crossfit

La mayoría de las personas no se convierten en emprendedores exitosos de un día para el otro, ni se transforman en deportistas sentados desde el sofá. La mayoría tiene que transpirar mucho para conseguir los resultados que desean. Por eso hay tanto en común entre los emprendedores y los que practican Crossfit.

En los últimos años el Crossfit se ha convertido en uno de los métodos más populares de entrenamiento, ya que se trata de un deporte escalable, es decir, que puede ser ejecutado por cualquier persona de cualquier edad y cualquier capacidad física. Sin embargo, su principal característica es que no solamente brinda resultados físicos, sino también transforma la vida de quienes lo practican.

En otras palabras, el Crossfit es una combinación de exigencia mental y física, que genera en todos los que lo practican una fortaleza mental que los ayuda a superar los retos, metas y objetivos personales con mayor confianza, siendo una fuente de enseñanza para el mundo emprendedor, el cual puede resumirse en cuatro importantes lecciones.

  1. No puedes aparecer un día y pretender ganar

Esto significa que cualquiera sea la meta ésta necesita de constancia, dedicación y tiempo. No se puede arrancar Crossfit pretendiendo levantar cierta cantidad de peso. Pues, en los negocios pasa lo mismo. Existe una visión de éxito a corto plazo, donde pareciera que el camino para alcanzarlo es para todos igual, pero en realidad cada meta es única y el modo de llegar a él también.

  1. Nunca te rindas, supera la frustración

Cuando se inicia un camino, las piedras en el zapato siempre aparecerán y con él las ganas de abandonarlo todo. En ese caso lo mejor que se puede hacer es asumir los problemas, enfrentarlos y en la medida que se pueda reírse de ellos. Ningún triunfo se consigue bajando los brazos, pero sí superando los obstáculos.

  1. Sé tu propia medida de mejora

Tanto en el crossfit como en los negocios, compararse puede resultar un arma de doble filo. En el deporte compararse puede servir para evaluar nuestro rendimiento y marcar nuevos objetivos, pero nunca para intentar ser igual a los demás. En el emprendedurismo pasa algo semejante. Conocer la competencia puede ser bueno, siempre y cuando se use esa información para mejorar nuestra estrategia, pero nunca para copiarla.

  1. Mentalidad ganadora

Hay una mentalidad que puede entrenarse: la mentalidad ganadora.  Igual que un atleta, los recursos disminuyen cuando se trabaja duro. Desde el dinero hasta la motivación. Ahora bien, si los competidores están en la misma situación, lo único que hará que un negocio crezca es si logra sacar fuerzas de donde no las tiene y eso se logra con una mentalidad ganadora desarrollada.

4 lecciones que los emprendedores pueden aprender del Crossfit

Redacción: Casandra Ortega