Aretha Franklin la reina de la música Soul

Estudio Cubillas

La cantante estadounidense de soul, apodada como la Dama del Soul o la Reina del Soul, fue una de las máximas exponentes de aquel género, y una de las más grandes transmisoras de góspel de todos los tiempos, así como una de las artistas más influyentes dentro del movimiento racial y de la liberación femenina.

Aretha Franklin nació el 25 de marzo de 1942 en Memphis, Tennesse. Fue hija de un conocido predicador Clarence LeVaughn Franklin y de la cantante de góspel o música religiosa Bárbara Franklin.

Creció rodeada de música y las raíces góspel de Franklin fueron una de las huellas más personales e influyentes en su carrera.

Su madre murió cuando Aretha era una niña y su padre fue el encargado de desarrollar su talento, por lo que quiso que tomara clases de piano, una propuesta que rechazó para aprender por si sola.

Con sus hermanas cantaba en la Iglesia Bautista de Detroit fundada y regentada por su padre apodado “La voz del millón de dólares” y uno de los principales confidentes del líder Martin Luther King.

Aretha pasó toda su infancia rodeada de voces del jazz como Dinah Washington y Ella Fitzgerald, y con tan solo 14 años hizo su primera grabación.

Tras un tiempo en el que Aretha comenzó a ser considerada una joven prodigio, firmó con el sello Columbia Records. Sin embargo, sería recién con la compañía discográfica Atlantic Records, cuando se produciría la revolución del Soul en 1967.

La canción “I never loved a man”, fue considerado como la como una de las grandes canciones del soul, y la revista Rolling Stone escribió al respecto: Franklin ha grabado su versión de la maravilla soul.

El single irrumpió en todas las radios, pero aún lo harían con mucha más fuerza “Respect” –versión de la canción que Otis Redding había grabado en 1965– con el cual Aretha se consagraría definitivamente.

En 1987 Aretha Franklin se convirtió en la primera mujer en ingresar en el Salón de la Fama del Rock and Roll con más de 75 millones de álbumes vendidos en todo el mundo.

Recibió dieciocho Grammys y fue ganadora de la Medalla Presidencial de la Libertad. Estos y otros reconocimientos, la convirtieron en un icono musical, así como de la representatividad afroamericana en Estados Unidos.

Comprometida con la lucha por los derechos civiles, la paz y el amor, Aretha utilizo la música para terminar con el racismo y lograr la igualdad de derechos civiles, y del movimiento de liberación feminista.

Aretha Franklin falleció el 16 de agosto de 2018 en su residencia de Michigan a los 76 años a causa de un cáncer de páncreas.

Aretha Franklin la reina de la música Soul


Redacción: Casandra Ortega