Chile: Cómo es la nueva Ley de etiquetado que pretende terminar con la obesidad

BANNER ENAPRO

La ley, pionera en el mundo por sus altos niveles de exigencias, establece nuevos límites de azúcar, grasa, sodio y calorías en los productos. Además prohíbe que la industria publicite los alimentos “altos en” a menores de 14 años y que estos se vendan en los colegios.

En Chile, uno de tres niños menores de seis años tiene exceso de peso. En paralelo, una de cada 11 muertes ocurridas cada 60 minutos está asociada a alguna enfermedad crónica derivada a la obesidad.

En este trágico escenario, al que se debe agregar que los niños que actualmente tienen cinco años a los 30 alcanzarán niveles excesivos de sobrepeso, nace la nueva ley de Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad, más conocida como “ley de etiquetado de alimentos”.

La normativa, pionera en el mundo por sus altos niveles de exigencias, tiene como principal objetivo regular tres conductas:

  • La publicidad dirigida a niños asociada a la comida
  • La venta en escuelas de determinados productos
  • El etiquetado respecto a su información nutricional

“La ley busca promover el derecho a saber de las personas. El antiguo reglamento estaba hecho para que la gente no entienda lo que come y permitía vender basura como alimentos saludables”, explicó Guido Girardi,  senador y uno de los impulsores de la norma.

En junio de 2018 las empresas que comercialicen productos procesados y envasados tendrán que adecuarse a los nuevos límites máximos de nutrientes críticos de azúcar, sodio, calorías y grasas saturadas que establece el reglamento de la Ley de Alimentos y Publicidad, que entró en vigencia en junio de 2016.

Dicha ley, prohíbe a la industria la publicidad dirigida a niños, considerando que los mismos reciben 4.700 mensajes de este tipo, es que los alimentos “altos en” no podrán publicitarse en medios dirigidos a menores de 14 años, es decir en radios, revistas, televisión ni Internet.

En lo concreto, todos aquellos alimentos altos en calorías, azúcares, sodio y grasas saturadas, deberán tener una advertencia en la cara principal de su envase donde se informe sobre el alto contenido de dichos nutrientes.

Además, en los colegios se prohibirá la venta de estos productos y se promoverá en conjunto con el ministerio de Educación, la instalación en todos los establecimientos de los “Kioscos saludables”.

Durante la primera etapa de la ley se registraron reformulaciones en al menos un 18% de los productos envasados. Entre los cuales está Coca-Cola, que redujo un 50% el azúcar de las bebidas Fanta y Sprite, para dejarlas sin sellos, lo les permitió reingresar a los colegios de donde salieron en 2016, cuando entró en vigencia la nueva normativa.

Chile: Cómo es la nueva Ley de etiquetado que pretende terminar con la obesidad

Redacción: Casandra Ortega

Estudio Cubillas
Compartir