Con estas 4 medidas tu empresa puede enfrentar la recesión

Una vez más estamos ante un mercado recesivo y la situación se pone difícil para empresas del tamaño de la tuya con una estructura que mantener. Y, como si esto fuera poco, hay cada vez más negocios informales que se meten a competir en tu rubro y, aunque no cumplan como corresponde, te sacan clientes.


Sin embargo, si hay algo que tienen las crisis es que generan anticuerpos. Una vez que logras superarla tenes mucha más estabilidad y capacidad empresaria que antes de pasarla. Por eso es fundamental estar atento y tomar estas 4 medidas que son claves para superar la recesión:

  • Asegurar la continuidad financiera: Esto significa que tu empresa puede llegar a estar sin tener ganancias e incluso puede perder plata temporalmente, pero lo que no puede es cortar el flujo de caja. Las empresas no quiebran por falta de rentabilidad sino por falta de liquidez para mantener la rueda del negocio. En un contexto complejo, en donde las condiciones de pago se van moviendo en función de las nuevas reglas del juego, no podemos darnos el lujo de subestimar el control financiero y el riesgo que este tiene sobre la continuidad de nuestro negocio por más rentable que sea.

 

  • Contar con números de gestión: Es imposible capear un temporal si no sabemos dónde estamos parados. No se trata de tener mucha información y más control sino de contar con la información de valor para tomar decisiones. En épocas de crisis saber a ciencia cierta cuál es el resultado del negocio, el capital de trabajo, los gastos generales y la contribución marginal segmentada según nuestro tipo de negocio, es indispensable para conducir la empresa y asegurar su continuidad.

 

  • Focalizar la energía y los recursos en los núcleos de valor del negocio: Ni por casualidad tenemos que pensar en probar nuevos productos o servicios, abrir locales o hacer experimentos con los que creemos que podríamos vender más pero que aún no hemos probado. No es que tenemos que abandonar los nuevos proyectos sino que tenemos que suspenderlos hasta que haya mejores condiciones. Mientras tanto nuestra gente y nuestros recursos tienen que estar concentrados en lo que ya sabemos que funciona Si además contamos con mejor información de gestión podemos intensificar el foco en los productos, los canales o los clientes, que nos generan mayor rentabilidad.

 

  • Recomponer la relación costo/beneficio: Sabemos que las épocas de menor venta nos inducen necesariamente a reformular los gastos generales y tenerlos muy controlados porque representan una salida de dinero permanente. Sin embargo aquí la clave es no intentar trabajar sobre los gastos en sí mismos, sino contrastar cada ítem con los beneficios que produce para la empresa. Se trata de achicar gastos siempre y cuando no se pierda capacidad de negocio.

 

En situaciones como estas, en las que el contexto no ayuda, la única diferencia que podemos tener es lo que nosotros, como empresarios, hagamos. Por eso, actuar con inteligencia empresaria y con proactividad constituye la mayor ventaja.

Y por último, para superar cualquier situación difícil es fundamental tener dominio. Cuando tenemos dominio, es decir, cuando tanto nosotros como nuestra gente hacemos cosas que dominamos, no vamos a tener problemas para salir adelante, porque todo lo que hacemos lo sabemos hacer, porque lo conocemos, lo manejamos y lo controlamos adecuadamente.

Con estas 4 medidas tu empresa puede enfrentar la recesión

Fuente: Quiros l Especialistas en Pymes

 

COACHING EN ARGENTINA