Cuatro reglas de combate aplicadas al mundo de los negocios

Poco tienen que ver un campo de batalla y el mundo de los negocios. O al menos eso pensábamos hasta la aparición de Jocko Willink y Leif Babin, dos ex miembros de la fuerza de operaciones especiales de la Armada de Estados Unidos, que exportaron, desde el mundo militar, estrategias y tácticas para mejorar el rendimiento de las organizaciones comerciales.

Los ex Navy Seals publicaron dos libros Extreme Ownership y The Dichoyomy of Leadership, en donde recopilan sus reglas para ayudar a los líderes a tomar mejores decisiones y mejorar la eficacia de las empresas, resumidas en los próximos cuatro puntos.

1- Mira alrededor y muévete. Los ex militares sostienen que cada persona de la organización debe focalizarse en sus responsabilidades sin olvidar que son parte de un equipo, por lo tanto, se debe estar pendiente de todo lo que lo rodea. Pero sin invadir. Si tratás de ayudar a algún miembro de tu unidad, hay que tener cuidado de no invadir su espacio generando una reacción negativa. Muchas veces cada uno necesita aprender de su propia experiencia, si esto no pone en riesgo el objetivo final de la misión.

2- Elabora un plan simple y claro. Si presentás alguna propuesta a tus superiores, tenés que estar seguro que los miembros de tu equipo la entiendan y la puedan llevar a la práctica. Cada persona debe comprender el objetivo, su responsabilidad específica y el plazo en el que debe realizarlo. Es clave que todos sepan cómo y por qué lo están haciendo.

Jocko Willink y Leif Babin han trabajado con más de 400 empresas en los últimos ocho años, aplicando reglas de combate en el mundo de los negocios.

3- Fija prioridades y ejecuta. Cuando los problemas se presentan, suelen hacerlo todos al mismo tiempo. Es importante establecer prioridades y definir cuál es el más grande. Una mala evaluación de prioridades puede llevarte a tomar una vía de acción incorrecta. Por otra parte, todo no pueda ser resuelto por una sola persona, deben ser asignadas las responsabilidades y pasar a la ejecución. En el camino, se puede modificar el plan. Si esto sucede, aunque estés focalizado en tu tarea, no puedes perder de vista la transformación del ambiente.

4- Descentraliza el comando. Delegar parte de la toma de decisiones a los que están más abajo en la estructura organizacional, ya que, en ocasiones, ellos tienen mayor información y de forma más rápida para entender lo que está ocurriendo. Para ello, se debe confiar en el juicio de los demás miembros del grupo. Los empleados necesitan tener cierto margen de maniobra que les permita reaccionar frente a distintos escenarios y eso no implica que el líder del equipo pierde el control.

Cuatro reglas de combate aplicadas al mundo de los negocios

Redacción: Nicolás Colombo

Fuente: www.bbc.com

COACHING EN ARGENTINA