De dónde viene la tradición de dejar “propina”

BANNER ENAPRO

La propina es una costumbre bastante extendida en muchos países del mundo, pero no es algo universal. De dónde viene el término y cuánto se deja en los países de América Latina.

Siempre surge la duda sobre cuándo y cuánto dar. Hay incluso guías de hoteles y de viajes que incluyen este tipo de información en sus páginas. Pero ¿Quién invento la propina?

La palabra propina viene del latín propinare que significa dar de beber, esto debido a que se acostumbraba regalarle un trago a alguien por agradecimiento. La RAE define la palabra propina como un “agasajo que se da de más sobre el precio convenido y como muestra de nuestro agradecimiento” por un servicio.

Se dice que esta regla social no escrita viene desde la antigua Roma, pero un dato más exacto remite a Inglaterra en el siglo XVII, cuando los dueños de los bares, ponían una lata en el mostrador para que las personas dejaran unas monedas por el servicio de los empleados del lugar. También se dice que el nombre que se le da en inglés –tip- viene del sonido que hacían las monedas al caer en la lata.

Según el libro Tipping, del autor Kerry Segrave, en el siglo XVII se esperaba que los huéspedes que pasaban la noche en casas privadas entregaran sumas de dinero -conocidas como vales– a los sirvientes del anfitrión. Poco después, los clientes comenzaron a adaptar este acto en los cafés de Londres y otros establecimientos comerciales.

Después de la Guerra Civil (que terminó en 1865), los estadounidenses ricos comenzaron a viajar a Europa e intentaron llevar a su país esta costumbre de dejar propinas, pero de inmediato fue rechazada.

El New York Times informa que las propinas fueron mal vistas en los Estados Unidos ya que se consideraban antidemocráticas y alentaban el clasismo distinguiendo aún más a los ricos de los demás.

Debido a este rechazo se creó la Sociedad Anti- Propinas en 1904 en Georgia; este organismo de 100 mil miembros se comprometieron a no dar propina a nadie por un año. En 1909, el estado de Washington se convirtió en el primero de seis estados en aprobar una ley anti- propinas, pero la costumbre persistió.

La nuevas leyes difícilmente se respetaron y no pudieron sostenerse en la corte, así que en 1926 todas las leyes anti-propina tuvieron que ser revocadas.

Actualmente, en Latinoamérica varios países tienen regulaciones que marcan un mínimo para la propina. Ese es el caso de Costa Rica donde la ley establece un 10% adicional proporcionado por el consumidor que se incluye en la cuenta. De igual modo República Dominicana, que tiene por ley la obligatoriedad para el empleador de agregar un 10% en concepto de propina en las notas o cuentas de los clientes.

Brasil en cambio, tiene reglamentado el pago de propina desde marzo de 2017. El país sancionó una ley que regula el cobro de propinas -gorjetas en portugués- a clientes por parte de restaurantes y bares estableciendo que el 20% de esa propina será para el negocio y el 80% para los meseros.

Sin embargo, la norma no aclara cuál es el porcentaje que se le adhiere a la cuenta del consumidor, aunque lo usual es un 10%.

En el resto de América Latina, la propina no está regulada y el porcentaje que se deja en concepto de propina varía de acuerdo a cada país, y si bien la mayoría de las veces es: “a discreción” predomina una colaboración del 10%.

De dónde viene la tradición de dejar “propina”

Imagen: www.pixabay.com

Fuente: www.vickyfuentes.com / www.lanación.com.ar

COACHING EN ARGENTINA
Compartir