El Líder con “Humildad y Sensibilidad”

Mientras más alto Usted llegue, más altas deben ser su humildad y sensibilidad humana. La humildad es el mayor tesoro que posee el Líder “con Visión” y es uno de los secretos por el cual conserva su triunfo

(El presente artículo es un fragmento del Libro “10 Roles para un Nuevo Líder”)
Autor: Lic. Fernando Daniel Peiró

La humildad determina la ausencia del “ego”, para honrar su esencia humana, esa parte dorada de su interior y la conexión con la grandeza de su espíritu. Puede definirse como una característica fundamental de los Líderes sedientos de seguir aprendiendo de cada persona con la que se encuentran en el camino de la vida; ya que están alejados de la creencia de que son mejores que los demás.

El Líder Integral sabe que la sensibilidad, consiste en convertirse en un eslabón de la gran cadena de ayuda que él continuará, honrando a quienes lo apoyaron en su ascenso, extendiendo su solidaridad a toda persona que solicite su guía y ayuda.

“Sensibilidad” hace referencia a su “habilidad de sentir”. El desarrollo de su dominio emocional es un paso de importante valor, para acumular la mayor de las riquezas del hombre: “las relaciones”.

De nada le sirve a Usted llegar al punto más alto deseado, si no podrá compartir sus logros o frutos con quienes lo aman y respetan.

La distorsionada creencia del “Poder”, que muchas personas anhelan conseguir para convertirse en líderes, es el sendero extraviado que nunca los llevará al triunfo; muy por el contrario, los aleja del genuino Liderazgo Integral.

El diccionario de la Real Academia Española (RAE) indica que “Poder” es “tener expedita facultad o potencia de hacer algo”.

Si observamos la palabra “Poder” bajo la lupa de la etimología, proviene del latín “Potere”, que se le atribuye como significado “Ser capaz”.

En este sentido, este tergiversado concepto de “Poder” perteneciente al mundo occidental – en el que se hace protagonista principal el “Señor Ego” – ha empañado o torcido la idea o concepto del “Éxito” y su relación íntima con el “Poder”; generando serios trastornos en este mundo “moderno”.

Nos enseñaron que el triunfo en la vida es sólo para los “fuertes” y que el “Éxito” significa “tener” o “ser reconocido”; por ello, es vital ir al rescate de la entusiasta realidad de que, en el interior de cada ser humano, existe la semilla del trascendente poder transformador.

Pero es tan paradójico esto, que el “Éxito” se ha configurado como una manera de medir a las personas entre el “tener” o el “no tener”, siendo la “capacidad de negociar” una supuesta herramienta de distinción entre los fuertes y los débiles.

En lo particular, manifiesto siempre que hay una grandísima diferencia entre ser “exitoso” y ser un “triunfador”.

Desde el origen de la palabra, “Éxito” proviene del latín “Exit” que significa “Salida”. Es decir, Usted es exitoso por naturaleza esencial.

Cada vez que sale de una determinada situación con algún grado de dificultad, Usted es “exitoso”. Cuando por ejemplo sale de un centro comercial, de una empresa o del aeropuerto, podrá apreciar o ver un cartel muy grande y vistoso que dice “EXIT”.

La palabra “Triunfo” deriva del latín “Triumphus” y significa “Entrada Victoriosa”.

Pues bien, el “Poder” de un auténtico Líder Integral radica en su comportamiento sensible, en su solidaridad y en su genuino “entusiasmo” por compartir sus logros alcanzados con los demás.

Es decir, el Líder siempre “tiene las puertas abiertas”; entiende la humildad como un punto de desapego de todo aquello que ha logrado, quedándose sólo apegado a la sabiduría, que le ha otorgado el camino entusiasta hasta la cima. Es por ello que el “Entusiasmo” es poderoso para su vida; porque en el origen de la palabra se devela el secreto: “En Theos”, voz griega cuyo significado es “Dios dentro”.

Carpe diem, Aproveche el día, con Plenitud.

Lic. Fernando Daniel Peiró 
Escritor, Consultor, Facilitador Internacional
Derechos Reservados
http://fernandodanielpeiro.jimdo.com  

El presente artículo es un fragmento del Libro “10 Roles para un Nuevo Líder” / Todos los Derechos Reservados.

Estudio Cubillas