El Líder “Labrador”

Soluciones para tu empresa y negocios

El Labrador permanece en contacto con la semilla, con la tierra, con las leyes de la naturaleza y con la convicción inquebrantable de que logrará cosechar sus frutos.


El Líder Labrador tiene desarrollada su mirada en el campo de acción. Es un excelente observador de los “detalles”. Experimenta la diversidad de las cosas que aparecen ante su vista. Reconoce la diferencia entre todos los objetos.

Un labrador es cuidadoso. Se introduce en el campo y observa detalle por detalle la plantación, si hay indicio de plagas, si hay malezas. Es minucioso.

Usted, como Líder Labrador, debe desarrollar la capacidad de observación del terreno, ya que es donde va a cosechar frutos.

Como todo labrador, debe comenzar por el principio. Lo primero es preparar el terreno donde va a poner sus semillas. En las mejores ocasiones, Usted solo tendrá que hacer los surcos en la tierra y comenzar la siembra; aunque, en la mayoría de los casos, el Líder Labrador debe – primeramente – esforzarse hasta llegar a tener un terreno, lo debidamente adecuado, para iniciar su preparación rumbo a los primeros pasos del sembradío. Es decir, un Líder Labrador no puede hacer surcos en un lugar que está lleno de malezas o colmado de pedregales. Para surcar, debe sacar las piedras, remover la tierra, alisar el campo y finalmente hacer los surcos.

Es muy posible que el terreno donde Usted quiere sembrar no esté preparado y notará que, para asegurar que sus semillas den frutos, debe trabajar en ese terreno hasta ponerlo en condiciones.

Trabajar en la preparación del terreno significa observar el campo de acción. Ver la maleza que hay en ese campo donde trabajará; las piedras que obstruyen; iniciar con cautela el surcado y finalmente ir, una a una poniendo sus semillas; estar atento al crecimiento de las plantas, regarlas diariamente, observar posibles plagas y erradicarlas y todo lo necesario para fortalecer la plantación.

Preparar el terreno no sólo es preparar el campo de trabajo externo. Es imperioso que trabaje su territorio interior, porque debe conquistar su espíritu de paciencia, ya que los frutos que desea obtener del campo tienen un tiempo de crecimiento. La paciencia determinará su Liderazgo como Labrador. Debe ser consciente también de su clima interior. Si está soleado, bien, vaya Usted para adelante. Pero si su clima interior está tormentoso o con posibles precipitaciones; entonces, debe lograr calmarse.

Haciendo referencia al “espíritu de paciencia”, es oportuno hablar del bambú chino. El bambú chino es considerado en las culturas orientales, como símbolo de la vida longeva, de la fortaleza y de la versatilidad.

Una semilla de bambú chino tiene un tamaño aproximado a unos dos milímetros de diámetro, similar a una semilla de cebada. Al colocarla en la tierra, Usted debe – todos los días – regar la semilla con la cantidad de agua precisa. Ni más agua de lo necesario, ni menos… Lo justo.

Al cabo de unos cuatro meses, la semilla habrá muerto para convertirse en un pequeño brote de siete centímetros. En realidad, el tiempo se hace presente sin que llegue a apreciarse el crecimiento del bambú, hasta llegar a los siete años. Luego, el bambú chino crece hasta veintisiete metros de altura en tan sólo seis semanas y, en condiciones óptimas, puede crecer más de un metro en un día.

Durante los primeros siete años de una aparente falta de crecimiento, el bambú chino desarrollaba un poderoso sistema de raíces horizontales y verticales que se extendían a través de la tierra, hasta cinco metros de profundidad y que establecían los cimientos del impresionante y extraordinario crecimiento del bambú, que se manifestaría a los siete años posteriores a su siembra.

Estas raíces son las que le dan firmeza al bambú chino, que puede resistir las fuertes tempestades y darle la flexibilidad para no quebrarse por la adversidad del clima tormentoso.

El Líder Labrador “es” una caña de bambú chino. Ciertamente se siembra a sí mismo y con el tiempo va haciendo sus fuertes raíces, para luego crecer a pasos agigantados.

El Líder Labrador debe invertir tiempo, regar día a día su campo de acción, forjar la paciencia necesaria para echar raíces y nutrirse de la experiencia de la espera, porque en el tiempo justo y preciso, obtendrá sus frutos.

Ser un Líder Labrador de Excelencia requiere de estar en permanente preparación. Sabe que para llegar alto, debe contar  al mismo tiempo con una extrema profundidad que lo arraigue a la Fe, a la convicción. De no hacerlo, cualquier tempestad, puede acabar con todo el esfuerzo de crecimiento alcanzado.

En los textos bíblicos de Mateo, Lucas y Marcos, el Maestro Jesús menciona en la parábola del sembrador, que una semilla que fue sembrada en buena tierra, producirá frutos al treinta, sesenta y al cien por uno.

El Líder Labrador es en sí mismo una “semilla”. Parte desde su aceptación de que es un ser humano con capacidad evolutiva. De hecho, la palabra “humano” tiene su origen en el término lingüístico griego “humus” que significa germinar”.

El Líder Labrador sabe escoger el terreno fértil donde pondrá su semilla. El mayor de los logros del Líder Labrador es compartir con alegría sus frutos alcanzados, porque es en el preciso momento del compartir, donde su vida trasciende. Esto es lo que se conoce como “dis…frutar”.

Síntesis del Punto de vista del Arquero

– Tome acción. Siembre las semillas de sus deseos y hágalas germinar.

– A medida que vaya creciendo su siembra, sea un puntilloso observador. Busque los “detalles”, porque éstos le alertarán sobre el estado en el que se encuentra lo sembrado.

– Cuide el terreno que está sembrando de toda aquella plaga que ponga en riesgo su futura cosecha.

– Permanezca consciente de sus climas (emocionales).

– Cultive la Paciencia y la Tolerancia. Sepa esperar; pero trabaje arduamente de sol a sol.

– Fortalezca día a día, de sol a sol, su cimiento interior.

– La Fe inquebrantable es el sol de sus semillas. Obtendrá sus frutos con seguridad, luego de su arduo trabajo y dedicación.

– Cuando obtenga sus frutos (logros), compártalos.

Carpe diem, Aproveche el día, con Plenitud.

Lic. Fernando Daniel Peiró
Escritor, Consultor, Facilitador Internacional
Derechos Reservados
http://fernandodanielpeiro.jimdo.com  

El presente artículo es un fragmento del Libro “10 Roles para un Nuevo Líder” / Todos los Derechos Reservados.

HI Techie tv Rafaela