Equivocate mucho, equivocate rápido, equivocate mejor

BANNER ENAPRO

Cómo aprovechar los errores para progresar a toda velocidad.

Según el gran Maestro del desarrollo personal Brian Tracy, existen dos miedos fundamentales que condicionan a las personas en el logro de resultados. A saber:

El miedo al rechazo.

El miedo al fracaso.

Según Brian, muchas personas se paralizan ante el temor y no llevan adelante las acciones que los llevarán al éxito.

Me encanta este enfoque y además me parece muy razonable si reviso mi vida y pienso en las veces que no invité a bailar a una chica, que no hice un llamado de ventas o que no escribí un post para mi blog (ouch).

Teniendo en cuenta esta idea y cómo funciona el sistema educativo formal en donde le va mejor al que menos se equivoca, no es extraño que a muchos de nosotros evitemos a toda costa equivocarnos.

Para mí el error tiene 3 características

Inevitable: si hacés cosas, te vas a equivocar. Más tarde o más temprano. No importa lo bueno que seas. De hecho, si no te estás equivocando, tal vez estés demasiado tiempo dentro de tu zona de confort.

Transformable: equivocarse es una opinión y por lo tanto puede variar con el tiempo y depende de los estándares que se usen para definirlo. ¿No te ha pasado que una cosa que fue un error en un momento de tu vida, más adelante se transformó en lo mejor que podía pasar? ¿No te pasa que un resultado que para una persona es un gravísimo error para otro es algo sin importancia?

Formativo: del error se aprende. No creas que solo del error, porque del acierto también se aprende, pero es una fuente de grandes aprendizajes. Lo que se necesita es la emocionalidad adecuada para aprender de las cosas que no funcionaron.

Por eso vamos a explorar las 3 dimensiones que recomiendo le des a tus errores.

Equivocate mucho:

La cantidad importa. Incluso para darle un nuevo sentido al error. Mientras más cosas hagas, más cerca estarás de lograr el resultado esperado. No es que vas a ir a hacer las cosas mal a propósito pudiéndolas hacer bien. Se trata de la AMI: Acción Masiva e Imperfecta.

En este enfoque de la acción, el error es bienvenido.

Equivocate rápido:

“No la mire más, sáquela a bailar” solía decirme un amigo cuando me veía pensativo ante un problema. Si aceleramos el error aceleramos el aprendizaje. Por eso es tan importante equivocarse rápido, lo más rápido que puedas.

Equivocate mejor:

¿Tus errores se repiten? Equivocate mejor.

¿Tus errores no te ayudan a mejorar? Equivocate mejor.

¿Tus errores cuestan demasiado? Equivocate mejor.

Finalmente algo que suele ser muy útil para sacarle el mejor partido a los errores es parar a ver el resultado. De hecho me parece una de las cosas más valiosas del Coaching.

Es un proceso muy simple: Parar=> Mirar => Elegir.

Aunque sea simple, no siempre se hace.

En las sesiones de Coaching,  asisto a la persona o equipo con preguntas poderosas, separamos las opiniones de los hechos y diseñamos nuevas acciones en función de los resultados conseguidos y esperados. Es una metodología poderosa para progresar.

Para contactarte enviá un mail a: info@andresbelizan.com

Visitá: www.andresbelizan.com

¿Qué te pareció el artículo? ¿Cómo manejás tus errores?

Equivocate mucho, equivocate rápido, equivocate mejor