Fin de año y estrés emocional

reflexión de fin de año
HI Techie tv Rafaela

Fin de año es sin dudarlo un período de revolución personal. Al “obligado” balance, se le suman los duelos por los que ya no están, los temas pendientes que quedaron sin abordar, el sin fin de compromisos en los que “no se puede” dejar de estar.

reflexión de fin de añoEl caos emocional de las demandas de los demás y la exigencia desmedida en la que intentamos “cerrar” tal como si hubiese un inminente final.

Este articulo pretende serenar a aquellas personas presas de este acelere emocional. Una mirada pausada, permite reflexionar que diciembre no es más que una convención cultural. Una tradición, es la transmisión de ritos y costumbres de generación a generación, el problema acontece cuando por la inconciencia de la repetición nos sobrecargamos sin ninguna sensata razón…

No hay quien escape de esta intensa vorágine. La idiosincrasia de nuestro lugar hace que final de año calendario coincida con cierres académicos y actividades sostenidas todo el año…A los niños se los viste de “conejo”, bailan en patín, se despiden del jardín. Los jóvenes con todas las materias rendidas pero a la vez bronceados y relajados para las infinitas despedidas. Los adultos trabajan hasta al cansancio para “hacer la diferencia” en las ventas o para incrementar el salario con horas extras.

El propósito es pagar los “trajes” de los mismos acontecimientos que pretenderían obviar o de los que lamentan no poder estar…

¿No es un esfuerzo sobrehumano encima pretender cocinar para agasajar, tener la casa impecable para los que vendrán y estar divinos y contentos cuando estamos a punto de colapsar?

Quizás sería bueno reconocer que a fin de mes le sigue primero de mes y lo que no pudo ser, puede llegar a ser sin torturarnos por incumplir con plazos arbitrarios.

Por estas épocas el Inconciente Colectivo atrae como una especie de imán y como manada alborotada hacemos cosas sin siquiera pensar si las deseamos en verdad. Es apropiado pausar y reflexionar… ¿En qué eventos queremos estar? ¿Con que personas queremos brindar? ¿A quiénes abrazar? ¿O quizás en soledad…muy digno de respetar? ¿Hasta dónde podemos gastar, es saludable tomar? ¿Cuándo es preciso frenar?

Para conservar la individualidad hay que ser una especie de titán…Dar un paso hacia atrás y observar a distancia habilita nuestra capacidad para diferenciar con dignidad lo que elegimos de lo que está de más…

¿Y si en lugar de lamentar desgracias empezamos a dar las gracias?

¿Si en lugar de reclamarnos pensamos en qué regalarnos?

 

¿Si en lugar de plantearnos la gran epopeya nos prometemos para el próximo año logros acordes a esfuerzos no “sobrehumanos”? La exigencia desmedida resulta ser la peor enemiga…

Serenarse en medio de tanta locura, ponderar lo valioso, apreciar lo simple, encender la lucidez, pregonar la sobriedad y no lamentar los excesos es sinónimo de madurez emocional.

Diciembre no es el final sino la continuidad de todo aquello que quieras cultivar. Y si el balance “no te cierra” siempre es buen momento para abrir nuevas puertas… Un trato amoroso hacia nosotros mismos  nos ayuda a proyectar con ilusiones no desmedidas escenarios de vida deseados que pueden ser conquistados y no vencen a fin de año. Fruto de un proceso y no solo un resultado “tildado”.

Que al brindar podamos honrar nuestros esfuerzos, que el abrazo con nuestros seres queridos no sea solo un cumplido, que podamos resignificar nuestros verdaderos objetivos.

Y si este año, estamos tristes o extrañamos a alguien, dejémonos estar ahí sin exigirnos sonreír ni pretendernos felices. Respetemos nuestro estado interior, trascendamos el mandato social de tener que estar de un modo en particular.

Brindo por una conciencia social cada vez más desplegada…por la serenidad personal que aporte a la paz social y por la contribución individual que se refleje en un cambio de mentalidad nacional.

Fin de año y estrés emocional

Ps. Corina Valdano

corina.valdano@gmail.com

Más notas en:  https://www.facebook.com/pg/corina.valdano/notes/?ref=page_internal