Freddy Mercury: una historia de talento y dolor

Estudio Cubillas

Freddie Mercury pasó los últimos días de su vida escondiendo los avances del sida con maquillaje e iluminación para que el público escuchara su música y no pensara en su dolor. La historia de talento y dolor de una voz prodigiosa, que abandono el mundo demasiado pronto.

El mundo de la música tiene muchas historias de estrellas que se fueron muy repentinamente. De hecho existe un panteón de artistas que murieron jóvenes, dejando un INCREÍBLE legado musical que nos permite recordarlos con todo su esplendor.

Freddy Mercury es uno de los músicos que dijo adiós en plena madurez artística y en el apogeo de su fama. Murió a los 45 años como consecuencia directa de una neumonía bronquial provocada por el sida. Sin que nadie supiera de su enfermedad, disfrazó su sufrimiento hasta los últimos minutos de su vida.

La extrema delgadez del cantante y su aspecto enfermizo habían levantado rumores en la prensa, obligando al Mercury, que era un protector de su vida privada, a emitir un comunicado prensa en el que confesaría ser portador del virus del sida.

Delgado en exceso, casi ciego y sedado con morfina, pasó los últimos minutos de su vida soportando dolores intensos. Incluso Bryan My, guitarrista de la banda Queen, contó años más tarde que Mercury había perdido parte de un pie como consecuencia de su padecimiento.

Fredy Mercury murió un 24 de noviembre de 1991, un día después de anunciar al mundo su enfermedad. Dejando un gran vacío musical, y una voz que será recordada por su energía y su capacidad de transformar los corazones de quien la escuchara.

Freddy Mercury: una historia de talento y dolor

Los últimos días de Freddie Mercury

Así fue como Freddy Mercury trató de ocultar el dolor que la enfermedad le causaba.

Posted by Cultura Colectiva on Monday, November 27, 2017

Redacción: Casandra Ortega

Soluciones para tu empresa y negocios