La gestión con enfoque de Género debe traducirse en los resultados comerciales e impactos sociales de una empresa

impacto social
BANNER ENAPRO
El sector Empresario aparece como uno de los protagonistas más importantes para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y en este mes de la Mujer hemos enfocado principalmente en el objetivo n° 5 que busca lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas, mostrando cómo la desigualdad de género afecta a todas las dimensiones del Desarrollo Sostenible.


Elsa Zorrilla, especialista en Género y Diversidad, también cofundadora y ex presidenta de nuestra organización es la 1° invitada a esta nueva sección con contenidos exclusivos de especialistas para lectores de Moverse.

Elsa Zorrilla, quien es consultora especializada en Sostenibilidad y Responsabilidad Empresarial afirma que “estamos viviendo un momento muy especial en el país, en la región y el mundo con importantes y fuertes discusiones sobre las diversas aristas que presenta la temática del Género. Si bien en los últimos años han habido avances importantes como el crecimiento del nivel de inclusión laboral de la mujer, que ha superado las expectativas de años anteriores, un análisis profundo de ello pone en evidencia el bajo nivel de la calidad de esos empleos en que fueron incluidas, y la importante brecha en las remuneraciones percibidas por las mujeres”.

Zorrilla quien es consultora externa de OIT  y posee amplia trayectoria en temas como Trabajo Infantil, Diversidad y Género tiene una visión positiva acerca de los logros en materia de Educación y Desarrollo Profesional de mujeres pero al mismo tiempo menciona un aspecto que considera primordial en el logro de igualdad de género:
“Unos siete años atrás una de las brechas que más nos preocupaba era la de Educación y Desarrollo Profesional y hay que destacar que la misma se ha superado ampliamente e inclusive hoy son más las mujeres profesionales que los varones.  No obstante, persisten trabas contundentes como lo es el trabajo de Cuidados Familiares no remunerado, que impiden que las mujeres puedan aspirar a mayores y mejores posiciones de acuerdo a su nivel profesional. En este sentido también es importante analizar la Ley Nacional de Contrato de Trabajo, que está diseñada para un trabajador varón, con una fuerte carga horaria diaria y considerado como único sostén de la economía familiar, no involucrado en las tareas de Cuidado Familiar, dejándolas a cargo de la mujer de la familia”.

 

 Con respecto a la corresponsabilidad de los diferentes actores en esta temática Zorrilla asevera que “muchas veces se piensa que esta es una cuestión que involucra solo a organizaciones gubernamentales pero en los últimos 15 años  el sector empresario participa de espacios multisectoriales desde los cuales puede discutir y analizar problemáticas sociales, por lo que aquí hay una gran oportunidad para que este sector incida en la definición o modificación de políticas públicas inherentes.  Creo que una tarea pendiente en la mayoría de los países de nuestra región, es la de la asignación de presupuestos nacionales para el desarrollo de iniciativas relacionadas con la Igualdad de Género”.
Consultada acerca de los beneficios que implica adoptar un enfoque de género para las empresas y las sugerencias para comenzar en este camino Zorrilla comenta que “son muchas las justificaciones empresariales y económicas de las empresas para promover la Igualdad de Género en el desarrollo de sus negocios, pero principalmente ésta debe ser entendida como una estrategia de negocios que les permitirá ser más rentables, exitosas y catalizadoras efectivas  para la concreción de los ODS. Muchas de las consultas que recibo tienen que ver con las formas de empezar esta gestión y la sugerencia es revisar los lineamientos sencillos y efectivos que proponen los Principios de Empoderamiento de la Mujer de la ONU. Luego de tomada la decisión, entre algunos temas a abordar puede mencionarse la promoción de la parentalidad o corresponsabilidad en las tareas de Cuidado Familiar no remunerado, en todos los grupos de interés a los que pueda alcanzar – seguramente con un apoyo importante desde un área de Comunicaciones en las diversas formas y herramientas que la empresa tenga disponible, como  foros de discusión, trivias temáticas, materiales de lectura adecuados, campañas internas o externas, etc.  También el manejo de las licencias especiales de paternidad, el teletrabajo en casos puntuales y como punto clave la eliminación de la actual brecha remunerativa, revisando sus políticas internas”.

En resumidas cuentas las empresas debieran empezar pensando en garantizar la no vulneración del derecho de Igualdad de Oportunidades para hombres y mujeres. En este caso estamos hablando de Perspectiva de Género, pero un abordaje consciente y continuo que busque en una etapa superior la transversalidad de la política en todas las áreas de la empresa favorecerá finalmente la concreción de los objetivos de Género como el camino fundamental para la Eliminación de la Pobreza en el mundo.

La especialista revela que “en muchos reportes de gestión empresaria se comunican los datos de Paridad al interior de las organizaciones que describen la cantidad de puestos cubiertos por cada sexo en diferentes rangos; sin embargo, hay una confusión al creer que estos números son indicadores de Género. Nada más lejos de la verdad.  Hablar de Paridad es casi como  hablar de “cupos”, que son dispositivos válidos sólo en una primera instancia de la implementación de políticas de orden social. Lo que estos datos de Paridad deberían aportar es a definir cuán diversos son los diferentes equipos de trabajo en las empresas.  Sobre este tema además, actualmente en la región son muy pocas las mujeres en puestos de Alta Dirección (CEOs/Presidentas/Directoras) aunque se espera que lentamente aumente esta participación, como así también los últimos relevamientos oficiales demuestran que en los demás niveles estratégicos de las empresas viene creciendo la incorporación de las mujeres en cargos de Gerencias, Supervisores y  otros mandos medios, así que de alguna manera parece que estamos en el camino justo hacia la Igualdad necesaria”

 

‘Creo que es importante hacer notar que no existe otra forma de medir el grado de gestión del negocio con enfoque de Género, que no sea asegurarse equipos diversos en todas las instancias y evaluar los mismos indicadores de gestión del negocio que suelen medir cada año para observar como incidió ese enfoque en los resultados del negocio de la empresa.’

En su opinión Zorrilla afirma que “para que el involucramiento de una empresa en este tipo de gestión sea efectivo es necesario que se desarrollen discusiones profundas principalmente en el ámbito de la alta Dirección, de donde deberá surgir  el Liderazgo necesario para esta importante decisión estratégica.  A partir de allí se podrán diseñar las políticas corporativas,  regulaciones, controles internos y lineamientos que fomenten la perspectiva de género al interior de la organización en un primer nivel”.

Para finalizar la experta en Responsabilidad y Sostenibilidad Empresaria puntualizó “Es fundamental entender que esta decisión no se toma para “hacer las cosas bien” o por “hacer lo políticamente correcto”, sino que hay que observar que todo el potencial de las mujeres tiene efectos positivos en la productividad de las empresas y en sus resultados financieros  y como consecuencia en las vidas de las familias y comunidades del mundo. Las investigaciones recientes hablan de que con el logro de Género se pueden agregar 12 billones de dólares a la economía global y que la diversidad de género en todos los niveles de las organizaciones conducen indefectiblemente a una mayor rentabilidad, productividad y eficiencia organizacional.  Por ello el indicador de desempeño en Igualdad de Género es examinado cada vez más por los inversionistas, quienes consideran al mismo un indicador de crecimiento futuro”.


Elsa Zorrilla tiene una trayectoria laboral de más de 40 años desde el ámbito empresarial. Durante los últimos 15 años, se ha desempeñado como Gerente de Desarrollo Sostenible de Randstad Argentina, en donde lideró el desarrollo del Programa MEGA – Equidad de Género en Argentina.  Se desempeña actualmente como consultora en Sostenibilidad y Responsabilidad Empresarial. Es consultora externa de OIT en temas relacionados con la Erradicacion del Trabajo Infantil en la región.Es co fundadora de Warmi Argentina, consultora en Gestión con Enfoque de Género / Diversidad. Es Directora y cofundadora de Asociación Civil Acción Colectiva y ha sido Docente del Programa Amartya Sen, del Pacto Global y de diplomaturas en Sustentabilidad en diferentes universidades del país. Los temas de su especialidad son Derechos Laborales, Género, Inclusión Laboral, Personas en Situación de Riesgo y Trabajo Infantil.
Fuente: moverse.org

La gestión con enfoque de Género debe traducirse en los resultados comerciales e impactos sociales de una empresa