La justicia falló en contra de Ginóbili y de Tinelli en juicios marcarios

BANNER BUEN APETIT

Emanuel “Manu” Ginóbili perdió un juicio en el que había sido demandado por un empresario que solicitó ante la justicia federal que se declare infundada la oposición que la máxima estrella del básquetbol argentino había interpuesto contra la solicitud de registro de la marca “MANU” para distinguir “tostadas, grisines, medialunas, pan de viena, pan de hamburguesa, pan de molde, palmeritas, pre-pizzas, budines, y pan dulce” (clase 30). Ginóbili había fundado su oposición en la confusión entre la marca solicitada y las de su propiedad “MANU GINÓBILI” (registrada en clase 3, 25, 28, 33 y 35) y “MANU” (registrada en clase 25 y 33) a las que consideraba “notorias”. El juez dejó fuera de toda discusión el conocimiento que se tiene en nuestro país respecto de los valores deportivos de Emanuel David Ginóbili o Manu Ginóbili, pero consideró que ese público conocimiento del personaje no resulta determinante, sin más, para establecer que sus marcas también son notorias. Agregó que MANU no es seudónimo ni apodo, sino que es una forma abreviada de algunos nombres, por lo que nadie puede apropiarse de su exclusivo empleo.

marca registrada ginobilli tinelliUnos meses antes de la sentencia en contra de Ginóbili, Marcelo Tinelli había perdido un juicio de similares características. En esa situación el conflicto giró en relación a la marca “TINELLI”, que había sido solicitada por un empresario dedicado a la elaboración y comercialización de alimentos llamado Juan Tinelli en la clase 29, en la que no estaba registrada la marca “MARCELO TINELLI”, con la que se fundó la oposición.  En su decisión, el tribunal reconoció que no puede controvertirse el renombre del conductor y productor Marcelo Hugo Tinelli, sin embargo, ni las marcas que llevan su nombre y apellido ni la repercusión de su trabajo en el ámbito de la animación y producción radiotelevisiva, tienen tal envergadura que deba admitirse que su nombre y apellido -o sólo su apellido-  sean “notorios” para repeler cualquier acción de registro en una clase diferente de la que sea titular marcario.

Los dos fallos son razonables y coherentes con los principios del derecho marcario. Para su compresión, hay que tener presente que:

– Las marcas se registran en clases, según el producto o el servicio que se pretende distinguir con las mismas. Existen 45 clases diferentes. Esto permite que una misma marca se registre para proteger productos/servicios diferentes por distintos titulares y que un mismo titular registre su marca en varias clases.

– Sólo se admiten dos excepciones a la posibilidad de coexistencia de una misma marca en diferentes clases a nombre de distintos titulares: 1) Que una de las marcas sea “notoria”; 2) Que los productos/servicios comprendidos en las clases se encuentren vinculados y esto pueda generar confusión en los consumidores.

– La notoriedad es un grado superior al que llegan pocas marcas. Para que una marca sea considerada “notoria”, debe ser conocida por la mayor parte del público, sea o no consumidor. Su conocimiento debe alcanzar incluso a eventuales consumidores. Una marca “notoria” se asocia de inmediato con un producto o servicio e indica al público consumidor una fuente constante y uniforme de satisfacción. Hasta puede no estar registrada en el país.

– Los apellidos reciben el tratamiento de cualquier otra designación. Pueden usarse como marcas y registrarse.

La justicia falló en contra de Ginóbili y de Tinelli en juicios marcarios

Por Emanuel Andrés Alvarez. Abogado especializado en propiedad intelectual y derecho empresario.

eaa@estudiocubillas.com. www.estudiocubillas.com. https://www.facebook.com/estudiocubillas