Miniturismo en Buenos Aires, una tendencia en auge

Estudio Cubillas

Escaparse durante el fin de semana puede ser una alternativa y otras veces una urgencia, para los rosarinos que no se tomaron vacaciones. Por esa razón, Buenos Aires se ha convertido en el destino ideal para concretar una estadía fugaz.

El miniturismo es una modalidad particular del turismo basada en el recorrido o disfrute de determinadas localidades o atracciones por medio de viajes que en total insumen al viajero un tiempo sensiblemente menor al que se destina al turismo tradicional.

En consecuencia, el miniturisno también se destaca por la elección de destinos poco lejanos y viajes más preparados. Es decir, un viajero sabe antes de salir, qué destino quiere alcanzar, que tiempos dispone, qué medio de traslado va a utilizar y el modo en que se hospedará.

Es así que, impulsados por el deseo de cortar con la rutina, muchos rosarinos emprenden viaje hacia Buenos Aires. Algunos lo harán en auto y realizaran al menos una parada antes de llegar a Capital; otros tomaran el colectivo y utilizaran el subte para moverse por las distintas localidades porteñas.

Lo cierto es que, durante los últimos años muchas localidades pequeñas de la provincia de Buenos Aires se han transformado en polos gastronómicos o sitios de interés cultural donde disfrutar de la tranquilidad, el aire libre y los platos típicos, ampliando las opciones y sumando paradas a los viajes.

En este sentido Chascomus es, quizás, uno de los pueblos turísticos más conocidos. Ubicada a unos 120 kilómetros de la Capital, esta localidad de antiguas casas y una estación ferroviaria en el centro es sinónimo de historia y tradición.

A la hora de elegir donde quedarse, las cabañas en Chascomus son la mejor opción, pues estos establecimientos ubicados en entornos naturales y con todas las comodidades y servicios permiten transportarnos en el tiempo desde un primer momento.

Muy por el contrario, están los que deciden como destino la capital bonaerense. En este sentido, la oferta hotelera es muy diversa y dependerá de dónde nos encontremos y qué descanso queramos tomar.

Pero si nuestro destino es Recoleta, el Hotel Alvear es un excelente lugar donde quedarse a disfrutar del barrio más elegante de la ciudad. Con un Centro de Negocios, Piscina, SPA, Solárium, Bañera de Hidromasaje, Gimnasio y Sauna, el Hotel Alvear tiene vista a la ciudad y al río.

Además su ubicación a 5 minutos a pie del Cementerio de la Recoleta, y a 2 km del Obelisco y del Teatro Colón. A 600 m del Museo de Bellas Artes y a 2 km del centro comercial Galerías Pacífico la convierten en un hotel donde hospedarse para llegar cómodamente a cualquier lugar.

Miniturismo en Buenos Aires, una tendencia en auge

Redacción: Casandra Ortega

Imagen: www.uugeo.com