Momento para tomar un respiro y hacer balances

¿Qué nos deja el año que se va? Las Culturas antiguas, percibían al tiempo como Viviente y como Portador de cualidades. ¿Qué nos trajo el 2018?

Tomémonos unos minutos para revisar, mirando en nuestro interior, repasando acontecimientos, las respuestas que dimos a éstos. ¿Quiénes partieron a recorrer nuevos caminos, a descansar? ¿Quiénes llegaron a nuestras vidas? 

Miremos como si estuviéramos parados en la Cima de una colina, haciendo un alto, observando atentos todo lo que dejamos atrás. Es importante esta revisión, porque en unos pocos instantes más, soltaremos todo eso para siempre… Bendigo alegrías y dolores, honro el camino recorrido, agradezco a la Vida los aprendizajes que me ha presentado, a la vez que agradezco su constante Presencia amorosa.

Cuando nos sintamos listos, soltemos todo eso, y a continuación, miremos hacia adelante. Un Nuevo Tiempo con cualidades únicas, renovadoras (‘nueve’ -2019-, significa renovación, y al mismo tiempo, es el último dígito, por lo que también porta cierres, conclusiones, finalizaciones, inicia.
De nosotros depende que sea ‘un año más’, ‘otro más’, una repetición sin fin de lo mismo (como en la película ‘El día de la marmota’); o que cada día se convierta en un renacer vital.

Si puedes, haz este mismo ejercicio pero no sólo a nivel personal. Después de todo, tú y yo, somos viajeros terrestres (y también espaciales). Revisa, entonces, qué pasó en tu nación y en el planeta. Con mirada amorosa, compasiva, y a la vez con profundo discernimiento. El planeta te necesita.

Nos necesita. Revisemos, entonces, también, qué pasó en la Tierra, tratando de no identificarnos con éste o con aquél. Que nuestra mirada sea la de un testigo amoroso, y Presente. Bendice todo, honra todo, y pide al Cielo y a la Tierra para que nosotros, humanos, tengamos la valentía y la Fuerza para realizar nuestro trabajo de concientización cotidiana. Para que quienes son dirigentes, despierten a un sentido de lo planetario. para que cada uno de nosotros despertemos a un sentido de lo planetario.

Ahora sí: miremos hacia adelante, y recibamos con los brazos abiertos al 2019.

Momento para tomar un respiro y hacer balances

Texto por: Psi. Patricia Fernandez Acosta Ordoñez