Ocio versus Negocio

BANNER ENAPRO

En la Grecia Dorada, gloriosa época de uno de los mayores imperios que ha legado el pensamiento occidental, los ciudadanos griegos hacían homenaje a la expresión del Ser, en una gran porción del día. Este tiempo que dedicaban estaba relacionado con el arte, la filosofía, el deporte y el cuidado del cuerpo y la espiritualidad. Se denominaba “Ocio” (Otium) y era un libre espacio de recreación que tenía el fin de desarrollar los talentos naturales, adquirir nuevas destrezas y era tomado como un “medio” para lograr su vasto crecimiento intelectual, cultural y político.

ocio versus negocios emprendedoresCon la llegada de los romanos y la constitución del nuevo imperio de Roma, surge la expresión “Negocio” (Negotium) que expresaba la “Negación del Ocio” griego.

La frase “Negotium populo Romano melius quam otium committi”, que significa “el pueblo romano entiende mejor el trabajo que el placer” estaba reduciendo a cenizas todo el fuego ardiente de la visión griega, que estimulaba la lógica y la creatividad como fuentes del equilibrio humano.

“Negotium” constituía el entendimiento literal de “lo que no es Ocio” y propiciaba la generación de acciones o ocupaciones laborales basadas en la lógica, como aspecto primordial.

En los tiempos actuales, como una continuación de la postura romana, existe la creencia de que el Negocio es, más bien, un aspecto virtuoso de unas pocas personas.
Los griegos consideraban al ocio como uno de los caminos hacia la Sabiduría y su medio para acercarse a ella era la “contemplación” (con-templar).

Para Aristóteles, filósofo griego (384-322 A.C.), el ocio era una de las puertas de acceso a la felicidad, considerada el fin último en la vida. Se trata de un ocio que busca incansablemente el “despertar espiritual” y NO a encontrar la manera de “aumentar y potenciar la productividad” laboral.

El ocio creativo, tomado como un tiempo que nos permitimos para vivirlo de manera plena, nos permite darnos la posibilidad de re-descubrir la esencia de nuestro Ser.

Este espacio de tiempo, de hecho, rescata el equilibrio interior de cada uno de nosotros; nos permite una mejor relación con los demás, tener una mayor integración con el entorno y aumentar nuestra capacidad emocional.

Para trabajar el “Ocio Creativo”, es necesario romper las barreras de la rutina diaria que muchas veces está sedimentada.  Tomar el compromiso con esta parte del tiempo destinado al ocio, nos invita a hacer una “auto-terapia”. Comenzaremos a experimentar mayor entusiasmo y nuestra mente se sentirá más liviana, sin pesadumbres.

El ocio creativo propicia la generación de experiencias vivenciales saludables con uno mismo, con nuestro entorno y con la naturaleza. Estimula claramente nuestras virtudes y talentos y quizás, para muchos de nosotros, a descubrirlas en un marco de alegría y renovación permanente.

De hecho, el ocio creativo es saludable y activa los mecanismos de la auto-sanación interior. Se trata, entonces, de comprometernos con un nuevo aprendizaje que nos lleve a lograr la integridad bio-psico-social; promoviendo la imaginación, la creatividad, el juego, las relaciones afectivas, el arte, la actividad física, las reflexiones filosóficas y el encuentro con la mirada interior.

Podría decir que uno de los pilares del ocio creativo es “la libertad”, ya que contamos con ella para desarrollarnos con plenitud.

Ahora bien, NO confundir “OCIO” con “PEREZA”. Se ha asociado mucho el ocio con la pereza, sin que un concepto tenga que ver con el otro. La pereza es una actitud mental.

Ocio versus Negocio (Extracto del Libro “Tres Poderes para la Superación Personal”, 3ra. Edición) Derechos Reservados

Autor: Lic. Fernando Daniel Peiró

Autor, Mentor y Coach Internacional, Consultor

Web: www.peirocoach.com

Videos: www.youtube.com/user/grupodaion/playlists

Derechos Reservados

Estudio Cubillas