Plan Abre: Se inauguró empresa social de inclusión de cuidado del medio ambiente

Soluciones para tu empresa y negocios

Santa Fe tiene una enorme tradición en la economía social, es la provincia que ha sido pionera en el siglo XIX y XX en las formas más avanzada de la economía social, como fueron las cooperativas y mutuales, que sirvieron para organizar a los inmigrantes, a los trabajadores, a los productores, para resolver problemas cotidianos, para encarar proyectos vinculados a los servicios públicos, a la producción en común, al desarrollo de actividades agropecuarias

El gobernador Miguel Lifschitz inauguró este martes la Empresa Social de Inclusión de Reciclado de Plástico y Cuidado del Medio Ambiente en la ciudad de Recreo, “un proyecto productivo y social, de inclusión, dignificación del trabajo con los residuos y de un enorme impacto ambiental”, destacó.

“La cooperativa es el primer escalón para el joven que quiere trabajar y no tiene experiencia. Aquí va adquiriendo experiencia, un oficio; y también es el último refugio para el trabajador que perdió su empleo”.

“Esta es la gran receta de la economía social, su finalidad no está puesta en la ganancia, en la eficiencia en términos económicos, sino que está puesta en la solidaridad”, resaltó Lifschitz.

PROYECTO SOCIAL E INCLUSIVO
Por su parte, el ministro de Desarrollo Social, Jorge Alvarez, señaló en la iniciativa se trabaja “en conjunto con la Fundación “Ángel”, con Apyme y con Aprin, que cede el terreno, y también con una participación dentro del programa nacional de economía social “Creer Crear” para poder desarrollar este proyecto”.

“El Plan Abre tiene que ver con la infraestructura, con la convivencia, pero también con atacar la vulnerabilidad; con proporcionar el acceso a la salud, a la educación, al hábitat, a la seguridad alimentaria, pero, fundamentalmente, el Abre promueve el poder desarrollarse como persona y la economía social es un brazo muy importante para que lo podamos llevar a cabo”, finalizó.

Por su parte, el apoderado del Consejo de Administración de la Fundación Ángel, Eduardo Sánchez, sostuvo que “este proyecto es inmenso y supera todas las posibilidades de ejecución de una sola organización”.

“Este es un proyecto de carácter netamente social e inclusivo, en un modelo económico donde las rentabilidades o utilidades del proyecto puedan volcarse nuevamente hacia la comunidad, y tenemos la expectativa de que esto incluya una amplia difusión y educación en cuanto al cuidado del medio ambiente”, agregó.

En este sentido, recordó que “esto comenzó hace dos años, cuando fuimos a mostrarle a Mariano Granato y Emilio Jatón, un proyecto que teníamos en el barrio Cabal, donde a duras penas algunos chicos podían picar el plástico con algunas máquinas, y en condiciones que era necesario mejorar; y donde veíamos que el recolector de plástico era mal retribuido en su trabajo”

Por último, Sánchez señaló que la propuesta “tiene horizontes muy claros y ambiciosos, que es el de poder demostrar que es posible otro modelo de gestión económica, donde no solamente se vean las utilidades y las rentabilidades, sino que sea un proyecto humano y que pueda incorporar a muchos grupos de jóvenes”.

EMPRESA SOCIAL
El objetivo es la transformación social a partir del plástico y su reciclado, buscando la generación de instrumentos y desarrollos productivos en el marco de la economía social y solidaria o empresas sociales, impulsando y acompañando el crecimiento del tercer sector y su articulación con los demás sectores que componen el escenario de la realidad socio-económica.

Entre los principales beneficios que aporta el reciclado y la transformación de plástico, se encuentra la recuperación de valor de productos que de lo contrario irían al descarte, permitiendo esto la reducción del volumen de deshechos que serían destinados a rellenos sanitarios, generando una disminución del impacto ambiental y ahorro energético.

La transformación del plástico y su reciclado tendrá un impacto en aproximadamente 20 familias de recolectores (la planta garantizará la compra de la materia prima) y 15 jóvenes con perfil productivo (operarios de la planta) que serán beneficiarios directos. Pero sobre todas las cosas da respuesta y marca un camino de abordaje a la problemática ambiental-urbana, como así también a la exclusión de aquellas personas que encontraron en la recolección, transformación y comercialización de los residuos una condición mas digna de trabajo y una oportunidad de desarrollo.

Plan Abre: Se inauguró empresa social de inclusión de cuidado del medio ambiente

COACHING EN ARGENTINA