Pymes: La gestión de los medios digitales

Soluciones para tu empresa y negocios

En la actualidad los profesionales del marketing se enfrentan a desafíos cada vez más complejos. Conocimiento del cliente, estrategia y planificación y nutrición e innovación, son las claves de las proteínas del nuevo marketing.

Sebastián Paschmann es consultor en estrategia de Marketing y Comunicación, especializado en transformación digital de organizaciones. El desafío de las Pymes y emprendedores hoy en día pasa por la gestión de los medios digitales. Las transformaciones en el marketing harán que se evolucione hacia nuevas relaciones, nuevos productos, nuevas formas de llevar adelante los negocios de las organizaciones.

La complejidad ha traído responsabilidades mucho más profundas a los marketers, responsabilidades que van desde la definición estratégica del negocio hasta el día a día del contacto con los clientes en los múltiples puntos en los que la relación se pone en juego. Sebastián Paschmann detalla los puntos centrales del marketing actual.

A) EL CLIENTE EN EL CENTRO: la forma de entender al marketing es inherente a la forma en la que entendemos al cliente, al usuario, al consumidor; cómo entendemos y empatizamos con nuestro cliente es fundamental para poder estructurar una propuesta de valor que se diferencie a la vez que realmente atienda a las necesidades del cliente. Los consumidores son un misterio a resolver, debemos conocerlos en profundidad, íntimamente, debemos escuchar lo que sueñan, lo que murmuran, debemos interpretar sus acciones, y sus comportamientos, debemos conocer su entorno, sus intereses, qué los desvela, qué les genera placer, qué esperan ganar de cada una de las interacciones con las marcas. Conocer al consumidor hoy requiere de habilidades tan diferentes y complementarias como sociología, psicología, análisis de big data, etnografía del consumo, mapas de empatía, y todo aquello que nos permita tener una mejor lectura y conocimiento de nuestros clientes, desde ellos, para poder estructurar algo que realmente les resulte de valor.

 B) ESTRATEGIA Y PLANIFICACIÓN: a pesar de lo que muchos piensan hoy está más vigente que nunca la capacidad que tienen las organizaciones de pensar de forma estratégica y poder estructurar planes para llevar adelante esas estrategias. No porque el mundo se plantee caótico, flexible e irracional, debemos abandonar estas prácticas, porque son las que nos permiten darle consistencia a las relaciones entre marcas y personas. Las personas son coherentes en su propia integridad e irracionalidad, son coherentes en cada momento de contacto con la marca, mantienen esa coherencia en espacios físicos o digitales, en cambio las marcas se enfrentan al desafío de poder estructurar coherencia, ya sea en su personalidad como en las experiencias que ofrecen en los múltiples puntos de contacto con los clientes. La omnicanalidad es una realidad, y las marcas deben cambiar estratégicamente si desean mantener buenas relaciones con sus audiencias.

 C) NUTRICIÓN E INNOVACIÓN: es tan importante para quienes llevan adelante el marketing de las organizaciones el nutrirse correctamente como el innovar en sus propuestas y prácticas. ¿Cómo  podemos cumplir con ambas? La clave está en seleccionar tus fuentes de información diaria de una manera que te permita estar en contacto con lo nuevo, con las prácticas que se llevan alrededor del mundo, no es necesario que lo hagas todo el tiempo, simplemente ten buen contenido a mano en todo momento, y cuando puedas, échale una mordida. Y en cuanto a la innovación viene de la mano de dos componentes del marketing: RECURSOS y VOLUNTAD. La innovación debe tener su caldo de cultivo puertas adentro y afuera de la organización, debe reservarse una parte del presupuesto a poder probar nuevos caminos, nuevas propuestas, nuevas experiencias; pero además se debe tener la voluntad de querer hacerlo, la apertura de permitirse inundar de nuevas ideas, un proceso que permita innovar, si, un proceso, porque la mejor creatividad surge cuando nos proponemos a ser creativos, cuando disponemos del tiempo y el espacio para hacerlo, cuando ordenamos nuestro instrumental, cuando contamos con lo necesario para que las ideas surjan.

Pymes: La gestión de los medios digitales


Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar