Simplificar tareas para avanzar con los objetivos

Si el día tiene 24 hs. para todos, ¿por qué hay gente que parece hacer más cosas que los demás? La respuesta es SIMPLIFICAN, y para ello PLANIFICAN.

SIMPLIFICAR + PLANIFICAR van de la mano para lograr los objetivos, para vincular de forma estrecha lo que hacemos con lo que deseamos. “Simplificar” significar ignorar todo lo que podríamos hacer y enfocarnos en aquello de “debemos” hacer.

Cuando emprendemos y somos “multifunción” es muy fácil perder el foco y “enroscarnos” en tareas o actividades que poco aportan a lo importante. Por eso la importancia de planificar, de definir objetivos, metas y prioridades, para SIMPLIFICAR y poder enfocarnos en los resultados que necesitamos y que esperamos.

Tenemos tiempo y energía limitados, con lo cual debemos administrarlos de la mejor forma posible.  La mejor manera de que nuestro trabajo tenga máximo provecho es estrechar nuestro foco de atención a su máxima expresión.

Simplificar es una estrategia sencilla, que funciona siempre y para cualquier asunto, ¿por qué? porque tiene un objetivo claro que es conducirte al punto clave y centrar nuestra atención en lo que debemos hacer para lograr nuestros objetivos.

Debemos pensar en el logro de nuestros objetivos como algo secuencial, así como caen las fichas de dominó, deben estar encadenados nuestros objetivos.  La clave está en que lo que empieza siendo lineal termina siendo geométrico.  Paso a paso, una cosa atrás de otra, manteniéndolo simple.

Si estás leyendo esto, y sientes que en el día a día “apagas incendios” en tu negocio, te preguntarás ¿cómo se supone que lo haga simple?. Mi propuesta es que te tomes 5 minutos y agarres lápiz y papel y escribas una lista de los temas o asuntos que hoy te quitan el sueño en tu negocio, eso que está todo el día en tu cabeza y te mantiene en estado de preocupación constante.  Escribe todo lo que venga a tu mente, luego lee con detenimiento y ordena esos asuntos del 1 en adelante, siendo el primero el que más te preocupa hoy. De todo el listado toma el primero, y escribe cómo te imaginas esa situación solucionada, escribe todas las posibles soluciones. Luego analiza las principales diferencias entre las posibles soluciones y dónde estás parado hoy en el tema. Puedes tomar una a una e ir enumerando esas diferencias, tomando en cuenta recursos y posibilidades, eso te permitirá ver un camino a seguir, como posible solución para lo que hoy te quita el sueño.

Una vez elegido ese camino, debes pensar en lo que llamo tácticas de transición, considerando la meta a lograr y 3 pasos a seguir para esa meta, analizando los costos asociados (dinero, tiempo, recursos), estableciendo una fecha límite y un responsable (que serás vos o alguien de tu equipo).

Pero no te quedes ahí, enumera y haz otra lista con tres acciones críticas que puedes lograr o por lo menos empezar a trabajar inmediatamente. Lo importante es pasar a la acción, pero con un objetivo claro, con una meta y un detalle paso a paso.  Y así como lo hiciste con el primer tema, una vez que hayas encaminado la solución, puedes seguir con los demás, creando el efecto dominó que mencioné más arriba.

Hay un proverbio ruso que dice “El que persigue a dos conejos se queda sin ninguno”, por eso la pregunta que debemos hacernos siempre es ¿cuál es la única cosa, la de máxima importancia que debo hacer para lograr lo que pretendo? y recién una vez que hayamos realizado “esa cosa” debemos continuar con la siguiente.

Habitualmente los emprendedores nos jactamos de ser multitareas, por experiencia propia digo ¡cuidado con eso!, si bien y sobre todo cuando estamos iniciando un negocio, debemos hacer todo (pagar las cuentas, hacer las compras, producir, vender, hacer el café, etc., etc.), la multitarea tiene su alto precio.  En casa o en el trabajo, la multitarea puede hacernos cometer grandes errores, esos que nos cuestan (tiempo y dinero) y por sobre todo nos producen un nivel de estrés enorme y para nada justificado.

Cuando intentamos hacer varias cosas a la vez, podemos terminar por no hacer ninguna bien, nuestros resultados seguramente se verán afectados y reducidos, por eso mi invitación a definir qué es lo que más importa para tu negocio en este momento y poner el foco allí.  La multitarea no ahorra tiempo, lo malgasta… ¿eres consciente del precio que estás pagando por enfocarte en múltiples tareas a la vez?

Siempre digo que los planes escritos ayudan a trabajar más inteligentemente en lugar de más arduamente, porque mantienen un norte, ponen un foco y nos orientan a la acción.

Simplificar + Planificar, para no centrarnos en estar ocupados, sino en ser productivos.

¿Ya tienes lápiz y papel para comenzar tu lista?

Simplificar tareas para avanzar con los objetivos

Redacción: Romina Gleria

about.me/romina.gleria 

Magister en Ciencias Empresariales, Licenciada en Publicidad, Consultora en Emprendedurismo e Innovación.

Web

www.rominagleria.com

Redes

https://www.facebook.com/romina.gleria

https://www.instagram.com/romigleria/