Terapias regresivas: El alma y sus memorias

Estudio Cubillas

Las terapias regresivas lo que buscan es traer a la consciencia, para poder ser abordados terapéuticamente, los recuerdos de experiencias que han resultado traumáticas y que aún siguen perturbando  a las personas  en la actualidad aunque no sean consciente de ello.

En la dimensión  del alma el tiempo no existe, la idea del tiempo es una experiencia de la materia, del cuerpo físico que aceptamos como tal.

Lo que pudo haber pasado hace siglos,  100 años atrás, en la vida intrauterina o en nuestra infancia, para ella es como si acabara de ocurrir. Lo que desde nuestro punto de vista del cuerpo físico  nos parece  de algo lejano y remoto, desde el punto de vista para el alma no es así, en el plano físico el tiempo lo percibimos al tiempo como lineal, en cambio en la dimensión del alma es atemporal.

Acá podemos ver como gran cantidad de dificultades y conflictos emocionales de nuestra vida presente y actual, tienen su origen en experiencias traumáticas y dolorosas  que no recordamos porque no  corresponden a este tiempo físico, sino  a las experiencias que el alma guarda y aun no sanaron. Estas experiencias dejan una secuela emocional  que queda grabada en lo más íntimo de  nuestro ser  y no termina con la muerte, sino que el alma al dejar el cuerpo físico se lleva toda  la carga.

Estas emociones quedan instaladas en el alma en forma de energía. Cuando una experiencia no puede ser resuelta emocionalmente, la carga pesada y dolorosa queda atrapada ese momento y como el tiempo para el alma no existe, esa experiencia continua con nosotros y quedan grabada en nuestro ADN, en forma de  yoes o personalidades  que se activan a través de nuestra mente subconsciente.

Situaciones que experimentamos en la vida cotidiana como el miedo a hablar en público, alguna fobia, miedo a lugares cerrados, dificultades en las relaciones afectivas o síntomas físicos como dolores sin causa médica o sensaciones de ahogos, tienen su origen en las memorias que aun están pendientes, inconclusas en sanar para el alma.

En este nivel del alma, lo que nosotros definimos como sensaciones o emociones no es otra cosa que energía y la manera que tiene ella de desprenderse de la misma es por medio del cuerpo físico y para ello buscara repetir las situaciones dolorosas con el fin de poder terminarlas.

Es por medio del entorno, que es quien activa estas memorias, ya que de manera inconsciente  y energéticamente atraemos las situaciones que necesitamos sanar.

De este modo cuando accedemos a este tipo de terapias en realidad estamos accediendo a un nivel más profundo que el nivel psicológico, vamos a la causa original, al momento  en que vivenciamos el trauma para poder tomar contacto y consciencia de ello, sanarlo y ya no repetirlo. Todos tenemos acceso a las memorias del alma, es un trabajo profundo y sanador. Cuando se realiza de forma  responsable, los resultados son rápidos y  progresivos, ya que vamos recuperando la energía atrapada en las diferentes situaciones que se la llevaron, logrando en poco tiempo un estado de equilibrio y paz.

Te invito a que te animes a descubrirte por dentro y encontrar todos los tesoros que están en tu interior, ya que al quitar los miedos y las emociones que nos dañan logramos conectar con nuestro potencial que está esperando ansioso por salir, vivir y dar lo mejor.

Miriam Simon Nadalich

Desprogramadora de implantes emocionales / Biodescodificación / Docente

Contacto: aygururosario@gmail.com

Facebook: ayguru rosario

Cel: 341 6 745061

Compartir