8 pasos para iniciar una empresa

como crear una empresa
Group of diverse people having a business meeting
Estudio Cubillas

Todo emprendedor que decida lanzar su producto al mercado, debería establecer las bases legales del negocio para iniciar una empresa. Es por esto, que en este artículo quiero contarte los principales 8 pasos.

1. Formalizar la relación con tus socios.

Elegir tus socios, no es una decisión fácil para iniciar una empresa. Es importante encontrar personas con las que compartas una visión de negocios y ciertos valores inamovibles. De todas formas, una vez logrado ésto, es necesario poder formalizar esta relación a través de la constitución de una Sociedad.

Es una realidad que en un inicio, la relación entre los socios se va a regir por la informalidad, sin la constitución formal de una sociedad, lo cual lamentablemente trae aparejados muchos riesgos. Una vez tomada la decisión de constituir una sociedad, el interrogante pasa a ser, cuál es el tipo de organización más conveniente para llevar adelante tu proyecto.

Entre las principales opciones se encuentran las: S.R.L., S.A. y S.A.S. No existe un tipo social mejor que otro, sino que deben tomarse en consideración las características propias de cada emprendimiento. Te recomiendo leer mi artículo sobre las S.A.S. o Sociedades por Acciones Simplificadas para aprender más de este tipo de sociedad.

2. Firmar un pacto de socios.

Más allá de la creación de una Sociedad, la cual constituye una nueva persona jurídica titular de la empresa, es importante poder poner por escrito todos aquellos acuerdos verbales que se pactan entre los socios. Las relaciones personales se alteran con el tiempo, los intereses profesionales también se modifican.

Hoy el proyecto puede parecerte excelente, pero con el tiempo las cosas pueden cambiar y tus intereses o de tus socios pueden cambiar, es por eso que es muy importante que los compromisos queden claros desde el principio, al igual que los roles y responsabilidades de todos los socio.

El hecho de adquirir acciones de una sociedad, sólo da derecho a cobrar dividendos y participar de las decisiones sociales, pero no implica la obligación de trabajo en la empresa, por lo cual si los socios deciden que es fundamental que los accionistas tengan una participación activa en la sociedad, es necesario pactarlo claramente.

También pueden acordarse cuestiones como por ejemplo: la limitación del derecho de transferir acciones; las condiciones de ingreso de nuevos socios; la prohibición temporal de venta de acciones; métodos de valuación de acciones, etc. El pacto también puede incluir la integración de posibles penas en caso de que alguno de los socios no cumpla con sus obligaciones.

3. Acuerdos escritos con proveedores y/o clientes.

Un error muy común y que puede llevar a muchos problemas, es no creer necesaria la firma de un contrato por escrito con tus clientes y proveedores. Cuando no quedan constancias de las condiciones de contratación, con el tiempo pueden surgir problemas, principalmente originados en la discrepancia entre el contenido de lo acordado.

Entre los principales problemas que puede traer esto es que los clientes o proveedores se rehusen a cumplir lo pactado y no cuentes con las pruebas suficientes para exigir su cumplimiento ante un juez. Por tanto, es muy importante dejar constancia de las negociaciones, al menos por email, y de todo lo acordado, prever soluciones a los conflictos que puedan suceder y no asumir que todo saldrá según lo planeado.

4. Registrar la propiedad intelectual e industrial.

En ocasiones, los activos mas importantes al iniciar una empresa no son maquinas o insumos, sino aquellos activos intangibles como marcas, patentes, modelos industriales, obras literarias, etc. En estos casos es importante que puedas registrar ante los organismos públicos correspondientes tus derechos sobre los mismos.

Las distintas formas de proteger estos derechos son por un lado los derechos de propiedad industrial (Patentes Industriales, Modelos de Utilidad, Diseños Industriales y Marcas) y derechos de Autor (toda creación original intelectual expresada en una forma reproducible. Se protege la expresión de las ideas pero no las ideas en sí, cuyo uso es libre).

Esto tiene dos consecuencias directas, por un lado podrás evitar que sean copiados y utilizados sin tu consentimiento, y por el otro, te permite otorgar licencias, cobrar regalías o ceder tus derechos pudiendo definir una nueva fuente de ingresos.

5. Elegir adecuadamente el nombre.

El nombre de tu empresa suele estar muy relacionado con tu historia personal y el propósito de tu emprendimiento, pero muchas veces sucede que ya existen otras empresas con el mismo nombre o similares. Es por eso que antes de definir el nombre de tu emprendimiento es fundamental que investigues si ya se encuentra registrado ante en Instituto de la propiedad industrial.

Si tu nombre ya se encuentra registrado por otra persona no podrás usarlo ya que te arriesgas a la posibilidad de que te exija judicialmente de que dejes de hacerlo y pierdas todo el dinero que invertiste en posicionarla. Lo mismo sucede con el dominio de tu sitio web.

6. Condiciones de uso y políticas de privacidad.

Cuando hablamos de Condiciones de Uso, nos referimos a los términos y condiciones que impone la empresa a cualquier persona que utiliza su sitio web o su App. En ellos podrás definir los derechos de tus clientes y tus compromisos con ellos. Y la política de privacidad se refiere a la declaración legal donde se establecen las condiciones de uso de datos personales recogidos de los usuarios y clientes. Es importante cumplir la legislación de protección de datos para transmitir confianza y legalidad a tus usuarios y clientes.

7. Acuerdo de confidencialidad.

Son contratos en los cuales una parte obliga a la otra a no divulgar información perteneciente a la primera sin su consentimiento, según los términos y condiciones que en él se establezcan. En estos acuerdos se determina que la información tendrá carácter de confidencial o secreta y no podrá ser divulgada ni utilizada sin el permiso/licencia/ autorización/ concesión/aprobación de su propietario.

No toda idea puede ser protegida mediante una marca, patente, modelo de utilidad, etc. Por ejemplo, las ideas abstractas o modelos de negocios no pueden ser protegidas por los instrumentos de la propiedad industrial independientemente del valor económico que representen y es allí donde esta herramienta jurídica toma gran relevancia.

Es un instrumento que debe ser tenido en cuenta en la relación con proveedores, clientes, inversores y con los trabajadores.

8. Cumplir con las obligaciones tributarias.

El cumplimiento de la obligaciones tributarias es una de la principales obligaciones de las cuales vas a tener que estar pendiente. Una vez definida la estructura legal de tu emprendimiento es fundamental que lo inscribas AFIP, en los organismos recaudadores provinciales y en la Municipalidad de tu ciudad.

Si estás pensando en crear un emprendimiento o si querés iniciar una empresa cumpla con la legislación vigente, es importante que puedas a tener en cuenta estos 8 puntos.

Para más información podrás escribirnos a

consultas@golosettisolucioneslegales.com

Dra. Luisina Gala Golosetti Golosetti Soluciones Legales

www.golosettisolucioneslegales.com

Foto de Negocios creado por rawpixel.com – www.freepik.es