Hacia un futuro laboral más saludable

casos de exito

La Comisión Global de la OIT sobre el futuro del trabajo pidió cambios fundamentales en la forma en que trabajamos en la nueva ola de la globalización, el rápido desarrollo tecnológico, la transición demográfica y el cambio climático. Tales cambios pueden generar nuevas oportunidades para mejorar la salud de 3.5 billones de personas que trabajan y sus familias. Una fuerza laboral más saludable es un requisito previo esencial para un futuro de trabajo más brillante y para un desarrollo más sostenible. 

Maria Neira, directora de Salud Pública y Medioambiente de la OMS, aporta en este artículo especial para OIT datos y ejes de acción para consolidar una fuerza laboral más saludable, clave para un desarrollo más sostenible.

Todos tienen derecho a la salud, definido por la OMS como un estado de completo bienestar físico y mental y no solo cómo la ausencia de enfermedades y dolencias. Las personas que trabajan también tienen derecho a la salud y al cuidado de la salud lo más cerca posible del lugar donde viven y trabajan.

Según un estudio de la OMS de 2018, los lugares de trabajo más sanos y seguros pueden prevenir al menos 1,2 millones de muertes cada año. Muchas muertes y discapacidades se pueden prevenir abordando las principales amenazas para la salud en el lugar de trabajo, como el estrés, las largas jornadas de trabajo y el trabajo por turnos, el trabajo prolongado, las enfermedades sensibles al clima relacionadas con el trabajo, como el estrés por calor y frío, así como el lugar de trabajo y la contaminación del aire. El lugar de trabajo es un escenario clave para la acción en iniciativas sobre medio ambiente y cambio climático, enfermedades no transmisibles, salud mental, tuberculosis, VIH y otras enfermedades transmisibles. 

La economía digital 24/7, las largas horas de trabajo, la alta demanda y el rápido cambio con un bajo control personal pueden ser devastadores para la salud física, mental y el bienestar. Sin embargo, las nuevas tecnologías y formas de trabajo proporcionan soluciones para los problemas clásicos de salud ocupacional, por ejemplo, mediante el uso de robots para trabajos peligrosos o la inteligencia artificial para tareas monótonas y molestas. 

La mayoría de los trabajadores en empleos informales y precarios, en economías del cuidado, trabajadores migrantes y domésticos no tienen protección regulatoria de su salud y seguridad en el trabajo, servicios de salud ocupacional y seguridad social. Queremos que el futuro del trabajo cierre, y no ensanche, las brechas entre quienes tienen plenos derechos laborales, servicios de salud y seguridad, protección social y regulatoria, y quienes no los tienen.

La OMS y la OIT están trabajando juntos para desarrollar una metodología conjunta y estimaciones de los impactos en la salud de los riesgos laborales basados ​​en los estudios de la OMS sobre la carga de la enfermedad y las estadísticas laborales de la OIT. Dicha metodología nos permitirá evaluar y pronosticar los impactos en la salud de los cambios en la composición de la fuerza laboral en el futuro del trabajo.

La OMS está trabajando con los países para extender la cobertura universal de salud a mil millones de personas más. Las intervenciones y servicios más básicos para lugares de trabajo más seguros y saludables deben ser accesibles para los trabajadores en todas las formas de empleo, incluso en la economía informal, el empleo precario, los trabajadores migrantes y las plataformas digitales. Es en el lugar de trabajo donde la Cobertura Universal de Salud, el objetivo global de la OMS y la Garantía Universal de Trabajo, propuesta por la Comisión Global de la OIT, pueden hacer una diferencia visible en la vida cotidiana de los trabajadores y sus instalaciones, al conectar el acceso a los servicios de salud preventivos, curativos y rehabilitadores del derecho de todos los trabajadores a la salud y la seguridad en el trabajo. Los formuladores de políticas laborales y de salud deben unir esfuerzos para que esto suceda.

El sistema actual de regulaciones, servicios y prácticas de salud y seguridad ocupacional es un producto de las formas de trabajo y organización de la economía del siglo XX: empleo estándar en grandes empresas con protección social y control regulatorio. Este sistema ya no es adecuado para las nuevas formas de trabajo y la organización del trabajo; debe evolucionar para garantizar que nadie se quede atrás. Necesitamos una reforma de la gobernanza y los servicios de seguridad y salud en el trabajo (SST). La falta de colaboración entre los sectores de salud y trabajo en los países es un obstáculo importante para enfrentar los desafíos de salud y seguridad de un mundo de trabajo cambiante.

A nivel mundial, la proporción de personas que padecen enfermedades no transmisibles, como cáncer, enfermedades respiratorias, cardiovasculares, diabetes y enfermedades mentales, está aumentando. En el futuro, los trabajadores trabajarán con varias enfermedades crónicas. Por lo tanto, como parte de las medidas para detener esta epidemia, la Tercera Reunión de Alto Nivel sobre Enfermedades No Transmisibles, celebrada en septiembre de 2018 en la Asamblea General de las Naciones Unidas, solicitó condiciones de trabajo saludables y seguras, lugares de trabajo libres de tabaco, iniciativas de bienestar y mejora de la salud.

 ¿Cómo podemos asegurarnos de que las tecnologías de vanguardia sean más saludables y que trabajar con inteligencia artificial y robots sea una fuente de placer y no una fuente de estrés para las personas que trabajan? 

Esperamos que el futuro del trabajo también sea un buen futuro para la salud de todas las personas. Los puestos de trabajo en la economía del cuidado aumentarán, sin duda. Algunos trabajos tradicionales en el sector de la salud pueden ser reemplazados por robots e inteligencia artificial, pero ninguna máquina puede reemplazar el cuidado humano y la compasión. ¿Cómo prepararemos a nuestros futuros trabajadores de salud con nuevas habilidades para trabajar con tecnología de vanguardia y hacer lo que la tecnología no puede hacer, es decir, ser humano? ¿Cuál será la división del trabajo entre humanos y máquinas en la economía del cuidado? Tenemos una colaboración continua con la OIT y la OCDE sobre el futuro del empleo en salud y el crecimiento económico inclusivo y nos gustaría que las condiciones de trabajo en el sector de la salud sean más decentes y más atractivas para los jóvenes. Los nuevos empleos en el sector salud deben ser decentes.

También debemos ser conscientes de los desafíos ambientales que surgen del cambio climático, la contaminación ambiental, por ejemplo, la contaminación del aire. Muchos trabajadores de la economía del trabajo trabajan al aire libre y no tienen protección contra la contaminación del aire y el estrés por calor, este trabajo está fuera del alcance de las regulaciones existentes de SST. Los empleos verdes del futuro también deben ser empleos decentes, saludables y seguros. Al combinar la salud y la seguridad en el trabajo con la protección del medio ambiente, al vincular el capital humano y el medio ambiente, podemos contribuir a un mejor futuro del trabajo, una economía sostenible y un planeta más saludable

María Neira |Dir. Salud Pública y medioambiente OMS

Fuente: ilo.org

Extracto: MoveRSE.org

Hacia un futuro laboral más saludable

Estudio Cubillas