Marino Morikawa: Emprender para mejorar el medio ambiente

La historia de Marino Morikawa un emprendedor, científico y activista peruano que utilizó todo su conocimiento, para salvar un humedal que visitaba cuando era un niño. 

Marino Morikawa creció en el distrito peruano de Chancay, donde se encuentra el Humedal El Cascajo, lugar que solía visitar con su padre y amigos durante su infancia.

Pero con el tiempo, ese humedal se convirtió en una zona contaminada por la acción del hombre y por la aparición de una planta acuática invasora que hizo desaparecer la flora y fauna del lugar.

Si bien Marino vivió gran parte de su vida en Japón donde se doctoró en Ciencias Medio Ambientales en la Universidad de Tsukuba, su corazón siempre miró con anhelo las tierras de su querido Perú.

Es por eso que apenas se enteró de que la solución de las autoridades para combatir el problema de contaminación en el humedal El Cascajo, sería sepultarlo bajo tierra, decidió regresar y tomar cartas en el asunto.

Para 2010, el humedal se encontraba contaminada en su totalidad y era considerada “un recurso perdido” por las autoridades de la región.

Morikawa inició esta labor solo, dividiendo el área en sectores y aplicando un sistema nanotecnológico que producía burbujas microscópicas capaces de llevarse las bacterias patógenas y virus que afectaban las aguas del humedal.

Gracias a este proyecto, Marino Morikawa fue el ganador de una de las categorías del Premio a la Ecoeficiencia.

Pero su esfuerzo había contagiado a los vecinos del área que decidieron unirse a Morikawa.

Juntos lograron retirar más de 200 toneladas de lechuga de agua o planta acuática invasora y reducir a 15 días un trabajo que esperaba tomar 6 meses.

Ahora ese bello paisaje, que guardaba en sus recuerdos y que, por el comportamiento irracional del ser humano, casi es destruido, es hogar de unas 70 especies de aves y 3 especies de peces.

Ahora el científico intenta emprender el reto de la recuperación del Lago Titicaca, el cual se encuentra terriblemente contaminado y así lograr salvaguardar uno de los más emblemáticos íconos turísticos de nuestro querido Perú.

Marino Morikawa

Sin contar con apoyo ni algún tipo de recompensa, Marino Morikawa dedicó su tiempo para salvar el lugar favorito de su infancia.

Posted by Nation on Saturday, August 5, 2017