Planificación sucesoria: Nosotros, heredantes

empresa herencia

Planificación sucesoria para heredantes. Todos somos heredantes porque tenemos un patrimonio y queremos que llegue a las personas que consideramos adecuado.

También tenemos nuestras propias necesidades, y las necesidades de nuestro entorno afectivo (pareja, hijos, amigos), a los que queremos proteger o beneficiar.

Existe una palabra para definir a quien, sabiéndose mortal, toma medidas para que su patrimonio llegue de la mejor manera a quienes debe llegar, y a la vez, para poder vivir su vida con el mayor resguardo económico que sea posible, incluso si no está en condiciones de generar nuevos ingresos.  Esa palabra es heredante.

Por todo ello, será útil que nos hagamos algunas preguntas:

  • ¿Cuál sería la situación de mis seres queridos en caso de fallecer prematuramente?
  • ¿Quiénes se verían afectados?
  • ¿Qué acciones podría implementar para protegerlos?
  • ¿Cómo podría evitar conflictos entre mis seres queridos?
  • ¿Me interesa dar a todos mis seres queridos por igual (lo que implica ser igualitario) o diferenciar en función de valores tales como necesidades, merecimientos, etc (lo que implica ser equitativo)?
  • ¿Qué pasaría si una situación de enfermedad me impidiera tomar decisiones sobre mi cuerpo? ¿Quiénes deberían tomar esas decisiones?
  • ¿Qué pasaría si los costos a afrontar en el futuro fueran demasiado altos y en mi retiro  no contara con los recursos económicos para ello?
  • ¿Cómo debería manejarse el negocio, mi actividad profesional  o mi empresa, si yo no pudiera hacerlo?

Contestar esas preguntas permite encarar la Planificación Sucesoria.

¿Quiénes y cuándo deberían consultar por su Planificación Sucesoria?

Una respuesta factible es “todos aquellos que tengan un patrimonio, una familia, un entorno afectivo y el deseo de dejar organizado en vida qué sucederá con todo ello cuando acontezca la muerte, para así poder vivir tranquilo ahora”.

No obstante, en particular, podemos mencionar algunos casos en los que resulta imprescindible, a saber:

  1. Cuando se está por comprar o vender un bien importante.
  2. Cuando alguien decide casarse o divorciarse.
  3. Al comenzar una convivencia de hecho, o quienes ya conviven.
  4. Al formar una familia ensamblada.
  5. Cuando existe algún miembro de la familia discapacitado.
  6. Cuando nace un hijo.
  7. Los padres son ancianos o se encuentran enfermos.
  8. Cuando se está por iniciar un negocio con otra persona, o una sociedad.
  9. En casos de empresarios o profesionales independientes.
  10. Cuando existen cónyuges e hijos de ellos.
  11. Cuando una persona de mediana edad se halla interesada en encontrar una forma de ingreso para su retiro, asegurarse la educación de sus hijos, o la manutención del nivel de vida de su familia al fallecer o enfermarse gravemente.
  12. Se ha transitado por sucesiones complejas y se quiere asegurar a los herederos la transmisión de su patrimonio con prolijidad y seguridad.
  13. Cuando se considera que se necesita asesoramiento profesional especializado para lograr sus objetivos de previsión del futuro, para así vivir más tranquilo el presente y evitar conflictos sobre la base de su propia realidad personal, patrimonial y familiar.
  14. Cuando alguien se siente desplazado de un patrimonio o de una empresa.

Planificación sucesoria heredantes

Es importante detallar los 4 pilares básicos de la Planificación Sucesoria. A saber:

¿Qué valores protege la Planificación Sucesoria?

        Cuando en la familia hay integrantes que no pueden valerse por sí mismo (niños o personas con discapacidad) el primer valor en juego es la protección.
        Pero también resulta significativo mantener las buenas relaciones con los familiares, y, en la medida de lo posible, colaborar para que éstos mantengan su vínculo, por lo que el segundo valor en juego es la armonía familiar. Esto significa que, en la medida de lo posible, hay que evitar que el patrimonio genere conflictos y divisiones en el marco de la familia, o que agudice situaciones de enfrentamiento pre-existentes.
        Cuando alguien tiene proyectos, y piensa en su continuidad, hay que atender a la proyección, tanto del patrimonio como de las organizaciones en las que se participa (una empresa, una ONG, etc).
        Otro valor significativo para muchos es cómo habrán de ser recordados, lo que se traduce en el concepto de trascendencia.

Planificación sucesoria: Nosotros, heredantes

Leonardo J. Glikin

Es abogado, consultor en Planificación Patrimonial y Sucesoria en empresa y familia y conferencista internacional. Dirige CAPS Consultores.