Terreno delicado: cuando las diferencias dificultan el trabajo en equipo

COACHING EN ARGENTINA

Conoce algunos tips y estrategias para congeniar con un co-worker que no te cae bien y mantener un ámbito de trabajo cordial.

En determinadas ocasiones, te toca trabajar junto a alguien que no es de tu agrado, sea por su personalidad, por sus comentarios, por la forma de vestir, por la manera de actuar o porque sencillamente algo no te cerró cuando lo/a conociste. Sin embargo, la labor debe llevarse a cabo de igual manera y no hay otra solución que ponerle el pecho a las balas y dar lo mejor de sí mismo. Pero, ¿es esto lo único que se puede hacer?

Según Mark Nevins, presidente de Nevins Consulting, existen varias situaciones que pueden llegar a servir para aflojar la tensión entre compañeros de trabajo, como bien lo expone en un artículo para “Harvard Business Review”.


“Hay un valor potencial en cada interacción con los demás” (Mark Nevins)

En primer lugar, Nevins destaca la “aceptación y reflexión”, indicando que “hay un valor potencial en cada interacción con los demás. Puedes y debes aprender de casi todas las personas que conoces, y la responsabilidad de hacer que eso suceda depende de ti, incluso de la relación no es fácil”. A este respecto hay que indicar una obviedad: la actitud con la que te tomes una situación influirá en su resultado. Vive y deja vivir y no discutas por el sólo hecho de querer tener la razón.

En segunda instancia, Nevins señala la importancia de intentar comprender al otro poniéndose en su lugar, en sus zapatos. Así, dice: “tómate un tiempo para pensar deliberadamente sobre el punto de vista de la otra persona, especialmente si esa persona es esencial para tu éxito”. Muchas veces es más fácil enojarse con el otro que intentar preguntarse por qué actúa de esa forma y tratar de llegar a una solución posible, a un común acuerdo.


“Tómate un tiempo para pensar deliberadamente sobre el punto de vista de la otra persona, especialmente si esa persona es esencial para tu éxito” (Nevins)

Por último, vale destacar que la mayoría de las veces los problemas entre compañeros de trabajo suelen deberse a la competitividad preestablecida o supuesta en el cargo a desempeñar. En este sentido, Nevins indica que “es importante pasar de una postura competitiva a una de colaboración y en vez de entregarle el problema al otro, comprometerlo a trabajar activamente en pos de una solución eficaz”

Sin embargo, es posible que, a pesar de poner estas estrategias en práctica, puede que haya algo en el aire, una química contrapuesta que sinceramente evite que puedas congeniar con tu compañero laboral. Y está en vos encontrar la forma de compatibilizar con tu par en pos de un trabajo en equipo armonioso y productivo.

Terreno delicado: cuando las diferencias dificultan el trabajo en equipo

Fuente: lainformacion.com

Redacción: Lic. Verónica Rovetto

Imagen: Google